La profesora de Salas Guadalupe, Ica que educa en interculturalidad y creatividad a distancia

En esta historia de transformación, la docente Victoria Huamán nos cuenta cómo promueve la interculturalidad y creatividad entre sus estudiantes de quinto de primaria de la comunidad de Villa Rotary, Nueva Esperanza mediante el uso de diferentes herramientas digitales incluyendo la aplicación Scratch.

(Imagen cortesía de Victoria Huamán)

En esta historia de transformación, la docente Victoria Huamán nos cuenta cómo promueve la interculturalidad y creatividad entre sus estudiantes de quinto de primaria de la comunidad de Villa Rotary, Nueva Esperanza mediante el uso de diferentes herramientas digitales incluyendo la aplicación Scratch.

Colegio Fe y Alegría No 70: un colegio articulado con la comunidad

La docente Victoria se formó en la Universidad San Luis Gonzaga de Ica. Actualmente estudia una Maestría en Integración e Innovación Educativa de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ella trabaja en el Colegio Fe y Alegría No 70, ubicado en el distrito de Salas Guadalupe, Ica. Este colegio se fundó en el año 2009 junto con el establecimiento de la comunidad en la zona.

La población que se asentó en esta localidad provenía de departamentos aledaños a Ica, como Ayacucho y Huancavelica. Ellos habían migrado hacia Ica para buscar trabajo en la industria agroexportadora. Mucha de esta población era quechuahablante, por lo que la escuela fue fundada en el marco del modelo de Educación Intercultural Bilingüe (EIB)*.

Desde la constitución del colegio se formó un vínculo de trabajo solidario con la comunidad. Las familias se organizaron en faenas para cubrir las necesidades del colegio. Además, la escuela contó con la gestión de la orden eclesiástica jesuita para articular, por un lado, con inversionistas privados para construirla y, por el otro, con el Estado para la plana docente y herramientas pedagógicas. En este sentido, la administración de las escuelas Fe y Alegría es público-privada. 

Así, lo que empezó como una pequeña escuela de 10 docentes, ahora es un colegio con todos los niveles de inicial, primaria y secundaria, que cuenta con 35 docentes y amplia infraestructura para satisfacer la demanda de una población estudiantil mayor a mil estudiantes. Y, fue el vínculo fuerte entre la comunidad y el colegio; además del trabajo realizado por la profesora Victoria pre-pandemia, lo que favoreció la transición hacia la educación remota.

(Imagen cortesía de Victoria Huamán)

Estableciendo las bases para la transformación digital 

¿Cómo generamos oportunidades de colaboración desde intereses comunes?¿Cómo promovemos la iniciativa y creatividad en nuestros estudiantes?¿Cómo fomentamos la apropiación de herramientas tecnológicas en nuestros procesos de enseñanza? Son preguntas que la profesora Victoria se hace a sí misma para crear experiencias de aprendizaje significativas en su aula. 

La profesora utilizó su experiencia y conocimientos adquiridos como docente lider del programa “Aula Digital” de Fundación Telefónica para cambiar paradigmas en el colegio respecto a la integración de nuevas tecnologías – mucho antes de la llegada de la pandemia. 

Ella nos cuenta que al inicio encontró mucha vacilación al respecto, sobretodo por el reto de mantener seguros los dispositivos (incluyendo tablets) y demás equipos que el programa proporcionó a la escuela; y por la usabilidad de los mismos. En un contexto de clases presenciales, Victoria tenía claro que los dispositivos no podían estar guardados en un cajón sino que debían estar siempre disponibles en el aula para el aprendizaje. 

Por ello, Victoria hizo una campaña de sensibilización en el colegio: anunció el proyecto aula por aula creando expectativas positivas frente a su implementación, y respondiendo las consultas de estudiantes y docentes. Ella expresa que frente a la integración de tecnologías, una docente no debe asumir que sus estudiantes no van a cuidar los equipos o no van a saber aprovecharlos, sino comunicarse con ellos de manera clara y horizontal. Al llegar los dispositivos al colegio, Victoria promovió la creación de espacios dentro de las aulas donde los estudiantes podían usarlos libremente: sentados en un rincón, echados sobre un tapete, y fomentando que tanto docentes como estudiantes pierdan el miedo a estos recursos. 

Finalmente, la profesora logró una gestión exitosa donde cada docente que tenía acceso a estos equipos los podía mantener dentro de sus aulas y aprovechar de manera activa.

Aprendizaje vinculante, participativo e intercultural desde casa 

A pesar de la falta de infraestructura digital en zonas rurales, la transición a la educación remota no fue totalmente difícil para los docentes gracias a la experiencia previa del programa Aula Digital. Y, los estudiantes también estaban familiarizados tanto con el uso de recursos tecnológicos como con las estrategias de investigación que habían puesto en práctica anteriormente. 

Asimismo, la profesora Victoria narra que inicialmente la escuela promovió un espacio de escucha para las familias, de modo que tuvieran la certeza de que los docentes «iba[n] a continuar con la misma dedicación y entrega de trabajo con sus hijos». En medio de la incertidumbre de la pandemia, contar con el apoyo de la escuela ayudó a que los padres canalizaran sus emociones y preocupaciones. Asimismo, los docentes capacitaron a las madres y padres en tecnología y en cómo acompañar a sus hijos a aprender desde casa. Como cuenta Victoria, “tuvimos que enseñarles a los papás cómo cargar las tareas, cómo subir las evidencias, cómo organizarse con ellos”.

(Imagen cortesía de Victoria Huamán)

Uno de los retos más grandes para la profesora fue mantener la motivación y creatividad de los estudiantes viva desde la virtualidad. Así, la profesora Victoria propuso concentrarse en un proyecto de interculturalidad que habían comenzado antes: la revalorización del quechua y prácticas tradicionales como la preparación y celebración en familia de la Pachamanca – un plato típico peruano donde los alimentos se cocinan entre piedras pre-calentadas y se acompaña de expresiones culturales como danzas y cantos en agradecimiento a la tierra. Este proyecto tenía el objetivo de desarrollar habilidades de investigación en los estudiantes para identificar los orígenes de la Pachamanca y sus variedades en diversos entornos. Además, los estudiantes encontraban gran motivación en plasmar sus experiencias en actividades concretas en comunidad.

En el entorno virtual, los principios guías del proyecto de la Pachamanca enfocados en fortalecer la oralidad dieron lugar al programa “Mi rincón de lectura en el hogar”. Este consistía en que los estudiantes y sus familias compartieran sus propias historias y tradiciones. 

[la exploración] es súper enriquecedora, porque ellos al asumir ese rol, [ven] que también pueden liderar, que también pueden comunicar, les gusta mucho. Los hace más cercanos a los demás, [les muestra] que lo que ellos dicen también es valioso, es reconocido por el equipo, por los maestros y demás. Eso ayuda mucho a generar autoestima

Primero, los estudiantes realizaban entrevistas a sus familiares sobre sus historias de migración, costumbres principales de sus pueblos originarios, sobre cuentos tradicionales y demás. Luego, con esta información, los estudiantes creaban historias y, finalmente, las plasmaban en una presentación elaborada con herramientas tecnológicas. 

Además de este proyecto, durante el año 2020 la profesora Victoria motivó a sus estudiantes a proponer diferentes actividades para enriquecer la experiencia remota y sí integraba sus propuestas a la planificación. Por ejemplo, realizaron un karaoke virtual, manualidades, e incluso crearon recetas conjuntamente (para el área de Comunicación) que luego cocinaron simultáneamente a través de una videollamada.

Cabe resaltar que además del liderazgo de la profesora Victoria, otro factor que hizo posible la implementación de estas experiencias de aprendizaje significativo es el liderazgo demostrado por el Colegio Fe y Alegría Nº 70 para brindar a sus docentes oportunidades para conectar y experimentar con sus estudiantes de manera flexible.

(Video cortesía de Victoria Huamán)

De la gestión del aula al liderazgo del colegio

El año escolar 2021 le ha presentado a la profesora Victoria Huamán un nuevo reto y oportunidad de impacto al ser designada como subdirectora del nivel primario del Colegio Fe y Alegría Nº 70. Victoria planea enfocar su trabajo en reforzar la calidad de la labor docente en su institución. Ella planea continuar trabajando en tres ejes:

  • Establecer convenios con redes profesionales y organizaciones afines para promover una oferta innovadora y pertinente de capacitaciones para docentes de la institución 
  • Invertir tiempo y dedicación en el trabajo con las familias que forman parte de la institución para establecer vínculos de “cercanía y confianza”
  • Crear espacios para el intercambio de experiencias, reflexión y retroalimentación entre docentes, aprovechando las herramientas digitales 

Además, la profesora Victoria se enfocará en fortalecer las estrategias que han sido exitosas con una visión de trabajo a largo plazo. Ella nos recuerda la importancia de establecer conexiones duraderas y prósperas en una comunidad educativa que continuará enfrentándose a limitaciones, pero que está lista para promover nuevos espacios y prácticas de manera remota. 

Conclusiones

A través de su historia, la profesora Victoria Huamán nos recuerda que los y las docentes deben motivar a sus estudiantes a ver más allá, valorando sus perspectivas, y siendo empáticas(os) con las realidades particulares a las que se enfrenta la población estudiantil.

Al respecto, es importante generar los espacios adecuados para promover la valoración de prácticas culturales que pueden no tener lugar dentro de la esfera pública para ser mostradas, como por ejemplo, el uso del quechua y las costumbres de la población migrante en Ica. 

Rescatamos la pedagogía activa que la profesora Victoria implementa en su práctica docente para fomentar la creatividad e independencia de sus estudiantes, teniendo como uno de sus principios centrales la relación horizontal entre estudiante y docente en la que ambos actores contribuyen al proceso de aprendizaje.

Victoria demuestra alto compromiso con la carrera docente y hace énfasis en la responsabilidad que conlleva. La maestra o maestro tienen gran influencia en construir bases en sus estudiantes que permitan desarrollarse de manera integral como ciudadanos y ciudadanas. 

Finalmente, la historia de transformación de la profesora Victoria es también un ejemplo de lo que se puede lograr con prácticas innovadoras en la gestión de la escuela y a través de la articulación de esfuerzos de distintos actores, como la comunidad, el sector privado y el Estado. La experiencia de la escuela Fe y Alegría N° 70 puede servir como un ejemplo de buenas prácticas que compromete tanto a la comunidad como al Estado en el aporte para la mejora de la educación de los estudiantes.

*Para conocer más sobre el modelo EIB conoce la historia de transformación de la región Apurímac.